Historias de Rumanía

SOFIA IONESCU-OGREZEANU 

(25 de abril de 1920 – 21 de marzo de 2008)

Logros:

  • La primera mujer neurocirujana del mundo.
  • Innovadora de las técnicas de cirugía cerebral que se convierten en conocimientos de vanguardia en el campo de la neurocirugía.

Fuente de la imagen: 

https://www.eans.org/page/SofiaIonescu-Ogrezeanu-Bio

Sofia OGREZEANU nació en Fălticeni, Suceava (este de Rumanía), en el seno de la familia Ogrezeanu. Su padre, Constantin Ogrezeanu, trabajaba como empleado de banca y había estado casado anteriormente. Tras la muerte de la hija pequeña de su primer matrimonio, se divorció y se trasladó de Bucarest a Fălticeni para alejarse de la tristeza por la pérdida de su hija. Su madre, Maria Șincai, un ama de casa 25 años más joven que su padre, era originaria de Bucovina, en el norte del país. Se llamaba Sofía, que significa “sabiduría” en griego, y Gherghina, que es un sinónimo de la flor llamada Dalia. Ambos nombres describen características de su personalidad que se manifestaron durante toda su vida. Tenía una hermana cuatro años menor que ella.

Asistió a la escuela primaria y luego al ” Instituto de Enseñanza Secundaria para Niñas” de su ciudad natal. Cuando tenía 13 años, fue con su hermana a pasar unas vacaciones con sus abuelos maternos. Debido a que tenían que coger un tren muy temprano, su padre las despertó cariñosamente con una canción y le ofreció a cada una rosa del pequeño jardín que había delante de la casa. Iba a ser el último recuerdo de él, porque muere mientras las hermanas están fuera. A partir de ese momento se acerca a la familia de su compañera de colegio y amiga, Aurelia Dumitriu, cuyo padre, Vasile Dumitriu, era médico y “una persona amable y un médico cariñoso”, como ella lo describe. Él se convierte en un modelo a seguir para ella, sustituyendo de alguna manera el vacío dejado por la muerte de su propio padre y, por lo tanto, su interés por la escuela de medicina se enciende.

Más tarde se siente maltratada en la escuela, por lo que pide a su madre que la envíe a “la mejor escuela que haya”, por lo que va a Bucarest a cursar los dos últimos años de bachillerato, asistiendo a la Escuela Central de Niñas “Marica Brâncoveanu”. Animada por su profunda compasión por el sufrimiento de la gente y por su convicción de que puede ayudarles, desea presentarse a la Facultad de Medicina Humana de Bucarest, pero la Comisión Tutelar (compuesta por un abogado, su madre y otros familiares) se opone. Según la ley de la época, las madres viudas no tenían derechos completos de decisión sobre los hijos. Su madre lucha por el deseo de Sofía y finalmente se impone, por lo que comienza a estudiar Medicina en 1939.

Durante las vacaciones de verano de 1942 cuida de los soldados heridos en un hospital de guerra organizado en su ciudad natal Fălticeni. En febrero de 1943, todavía en la escuela, compite por una plaza de oftalmóloga en el hospital “Profesor Doctor Cantacuzino” de Bucarest, que consigue. Durante las vacaciones de verano de 1943 trabaja como médico en una clínica rural de Baia, en el condado de Suceava.

En noviembre de 1943, empieza a hacer prácticas en el Servicio de Neurocirugía del Hospital nº 9 de Bucarest, entrando en el primer equipo de neurocirujanos rumanos, coordinado por el profesor Dr. Dimitrie Bagdasar – considerado el fundador de la neurocirugía rumana. Los otros miembros del equipo eran Constantin Arseni e Ionel Ionescu, su futuro marido.

En 1944, durante la Segunda Guerra Mundial, un niño con heridas en la cabeza a causa de un bombardeo es llevado al hospital. El profesor Bagdasar tiene una lesión en la mano y no puede realizar la operación. Los demás miembros del equipo también tienen impedimentos para realizar la operación. El niño corre el riesgo de morir, por lo que Sofía, a pesar de ser todavía una estudiante de 5º curso, se ofrece a realizar la cirugía que cambió su vida. La operación es un éxito y ofrece al profesor Bagdasar una buena prueba de sus habilidades, por lo que la invita a quedarse en el equipo y a especializarse en neurocirugía. 

Se licenció en Medicina en enero de 1945.

Se casa en 1945 con Ionel Ionescu, su colega de neurocirugía, convirtiéndose en Sofia Ionescu-Ogrezeanu. Los años siguientes están llenos de preocupaciones y alegrías, trabajando sin descanso (desde las 5 de la mañana) para triunfar en una profesión dominada por los hombres (hasta 1989, en Rumanía sólo había 8 mujeres neurocirujanas). Se presenta a todos los exámenes para alcanzar la máxima distinción en el campo de la medicina y se convierte en una de las mejores mentes en su campo.

La gran aventura neuroquirúrgica iniciada en 1944 dura 47 años de exitosa carrera. Incluso desarrolla sus propias técnicas quirúrgicas, que serán reconocidas más tarde como conocimientos de vanguardia en su campo.  Es autora de más de 120 artículos científicos, publicados y reeditados en revistas científicas de todo el mundo: Acta Chirurgica Belgica, Journal of Surgery, Neurology, Psychiatry, Neurosurgery, Revue Roumaine d’Endocrinologie. 

El amplio reconocimiento de sus méritos sólo llega años después de su jubilación. Por su valiosa contribución al desarrollo clínico y científico de la neurocirugía en Rumanía y también por el apoyo profesional ofrecido para la formación de internos de neurocirugía, la Dra. Sofia Ionescu fue nombrada miembro honorario de la Academia Rumana de Ciencias Médicas en 1997. En 2005, en el Congreso Internacional de Neurocirujanas, recibió el reconocimiento por ser la primera mujer neurocirujana del mundo y por los innovadores procedimientos quirúrgicos que ayudaron a desarrollar el campo de la neurocirugía.

Muere en 2008. Se considera que abrió las puertas a las demás neurocirujanas que siguieron sus pasos en todo el mundo.

Literatura y referencias

https://www.eans.org/page/SofiaIonescu-Ogrezeanu-Bio

https://www.worldrecordacademy.org/medical/first-female-neurosurgeon-world-record-set-by-dr-sofia-ionescu-ogrezeanu-219471

SARMIZA BILCESCU 

(27 de abril de 1867 – 26 de agosto de 1935)

Logros:

  • La primera mujer europea que se licenció en Derecho;
  • La primera mujer del mundo con un doctorado en Derecho (por la Universidad de París);
  • La primera mujer europea admitida en un Colegio de Abogados (antiguo Colegio de Abogados de Ilfov, actual Colegio de Abogados de Bucarest, en Rumanía);
  • Fundadora de la “Sociedad de Señoritas Rumanas”, una de las primeras asociaciones feministas de Rumanía;
  • Miembro de varias asociaciones feministas en todo el mundo.

Fuente de la imagen: link 

Miza, como la llamaban su familia y amigos cercanos, fue una niña poco femenina durante su infancia y le gustaba pasar el tiempo al aire libre. Hasta los siete años fue educada por su madre y por un severo profesor particular, Vasile Păun. Después asistió a diferentes escuelas y recibió clases de importantes eruditos de la época, como Spiru Haret y Frédéric Damé. Apasionada por el arte y especialmente por la música, recibió clases de piano del famoso profesor y compositor Eduard Wachmann.

En 1884, a la edad de 17 años, se alista sin dificultad en la Facultad de Letras de la Universidad de París -que había comenzado a aceptar estudiantes mujeres en 1871 (después de que la primera estudiante aceptada en la Universidad de la Sorbona, por la Facultad de Ciencias, ya se hubiera alistado en 1867)-, pero regresa a casa sólo 6 semanas después a causa de una epidemia de cólera que había comenzado en París por esa época. Mientras tanto, su padre, movido por el deseo de que su hija administre mejor su importante patrimonio, la convence para que prepare la carrera de Derecho, por lo que regresa a París -acompañada de su madre, que se quedará con ella durante todos sus años de estudio- y presenta su solicitud de admisión en la Facultad de Derecho. A pesar de que en los Estados Unidos de América (Iowa) las mujeres empezaron a ejercer la abogacía en 1869, Francia y gran parte de Europa aún se resistían a aceptar a las mujeres como intelectuales iguales a los hombres.

En diciembre de 1884 realiza su examen de admisión en la Facultad de Derecho de la Universidad de la Sorbona y las deliberaciones duran dos semanas. Edmond Louis Armand Colmet De Santerre, profesor de Derecho Civil, admite: “Dudamos en conceder a la Srta. Bilcescu la autorización que pedía, temiendo que tuviéramos que vigilar los anfiteatros”. Mientras espera la respuesta en los pasillos durante días seguidos, la madre de Sarmiza se encuentra con A. E. Pichard, secretario de la Facultad de Derecho, y le dice “Vengo de un lejano país extranjero, pero allí no se discute el derecho de las mujeres a recibir educación. ¿Cómo es posible, señor, que en un país en el que incluso sobre las puertas de las cárceles está escrito: “Libertad, Igualdad y Fraternidad”, se impida a una mujer recibir educación?”. El secretario encuentra el argumento realmente convincente y vuelve a contar la discusión al Consejo de la Facultad. Finalmente, Sarmiza es admitida, pero la lucha no ha terminado: tras la aceptación es invitada a salir del aula por el profesor Paul Sonday, que le grita “¡Sin mujeres! ¡La ciencia se hace entre hombres!” y el portero le impide entrar en el edificio de la universidad varios meses después.

Las cosas cambian cuando tiene su primer examen. Ella lo recordará más tarde: “Los profesores son reacios a mirarme. Uno de ellos hace una pregunta difícil. Yo respondo. El profesor insiste. (…) Comienzo entonces a detallar todo, analizo las excepciones, hablo durante un cuarto de hora. Las caras de los profesores se iluminan: “Bien hecho, señorita, muy bien“. El examen continúa durante casi tres cuartos de hora y luego se acaba. Salgo de la sala. Al cabo de dos minutos, el portero me invita a entrar de nuevo en la sala de examen. (…) ¡A partir de ese momento los profesores me tuvieron esa consideración que sólo está reservada a la élite!” Tras finalizar su primer año de estudios, Colmet De Santerre se dirigió al alumnado, mencionando la “implacabilidad más allá de todo elogio y la conducta ejemplar” de Bilcescu y agradeciendo a los estudiantes varones el haberla “acogido como una hermana”; el discurso fue recibido con aplausos por el público. Se licencia en Ciencias Jurídicas en 1887. 

Durante su estancia en París, sigue recibiendo clases de música del célebre profesor Antoine François Marmontel.

El 12 de junio de 1890, a la edad de 23 años, Sarmiza Bilcescu hace historia al convertirse en la primera mujer del mundo que se doctora en Derecho. Periódicos de todo el mundo (Europa, Australia, Estados Unidos) se hicieron eco de su historia. El tema de su tesis doctoral, de 506 páginas, es “Sobre la condición jurídica de la madre en el derecho rumano y francés”, en la que promueve la igualdad de mujeres y hombres en la institución del matrimonio y en el reparto de los derechos sobre los hijos.

Una vez de vuelta a Rumanía, en el otoño de 1890, Sarmiza Bilcescu solicita la licencia para ejercer la abogacía en el Colegio de Abogados del condado de Ilfov (que, en aquella época, también incluía a Bucarest) y el Consejo de Abogados le concede la licencia argumentando que “No hay nada que se oponga a la solicitud de la peticionaria de ser alistada como abogada”. 

Ninguna mujer logró obtener una licencia para ejercer la abogacía en Europa antes que ella. Sin embargo, nunca abogó en los tribunales, porque las mentalidades eran difíciles de cambiar y los clientes potenciales no confiaban plenamente en una mujer abogada, pero pagó todos los honorarios regularmente a lo largo de los años y ofreció asesoramiento jurídico a quien lo solicitara, a veces incluso gratuitamente.  

El 18 de marzo de 1894 fundó la “Sociedad de Señoritas Rumanas”, cuyo objetivo era promover la unidad cultural del pueblo rumano (Rumanía no había unificado todos sus territorios en aquella época) y apoyar a las mujeres para que alcanzaran niveles de educación superiores.

En 1897 se casa con Constantin Alimănișteanu, considerado “el ingeniero más distinguido de las minas”, que la apoya en su trabajo comunitario hasta su muerte, en 1911. En 1898, Sarmiza Bilcescu-Alimănișteanu se convierte en madre de un niño al que adoraba, llamado Dumitru, como su padre.

Por esta época se convierte en jurado de la Exposición Cooperativa, patrocinada por la Casa Real de Rumanía, y entabla amistad con la Reina María de Rumanía, a la que da clases de rumano y con la que posteriormente da conciertos de piano. 

Fue una activa militante de la conservación del patrimonio y las tradiciones culturales rumanas y una importante promotora de la imagen de Rumanía en el extranjero. Participó en la creación de residencias y comedores escolares para estudiantes de Derecho, pero también ofreció su apoyo a otros proyectos relacionados con la educación de los niños.

En 1909 funda una escuela en la zona rural de una de sus fincas, que aún lleva el nombre de su padre, Dumitru Bilcescu. Ofrece becas privadas con su propio dinero a estudiantes pobres que quieren estudiar en el extranjero. 

Fue presidenta de la Federación de Mujeres Universitarias. Presidió varios bailes benéficos. Fue invitada a participar en muchas sociedades feministas de todo el mundo: El Consejo Asesor de la Rama Femenina del Congreso Mundial Auxiliar de la Reforma Gubernamental, la Asociación Reina Isabel, la Sociedad de Amigos de la Universidad de París, El Congreso Internacional de Mujeres. 

Muere en 1935 de septicemia, causada por una infección hepática. Aunque su carrera de abogada no llegó a florecer, consiguió hacer una carrera de implicación social en el desarrollo de la comunidad y se convirtió en un modelo de conducta y un abridor de caminos para las mujeres que aspiraban a un nivel superior de educación.

Literatura y referencias

https://www.radioromaniacultural.ro/portret-sarmiza-bilcescu-prima-femeie-avocat-din-europa-si-prima-din-lume-cu-un-doctorat-in-drept/ 

https://www.forbes.ro/sarmiza-bilcescu-alimanisteanu-prima-femeie-doctor-drept-din-lume-si-o-feminista-desavarsita-84723 

https://leviathan.ro/sarmiza-bilcescu-prima-romanca-avocat/ 

https://ro.wikipedia.org/wiki/Sarmiza_Bilcescu-Alim%C4%83ni%C8%99teanu